"Todos formamos parte de la cultura de seguridad y deberíamos intervenir todos a una."

  • Helena Mulero comparece en la Comisión de Estudio del Modelo Policial como criminóloga y experta en prevención y seguridad y como portavoz del grupo de trabajo que ha creado el Colegio Oficial de Criminología de Cataluña para la ocasión.
  • "Deberíamos rendir cuentas, ser transparentes, demostrar cuáles son nuestros datos, cuáles son nuestros instrumentos y nuestros mecanismos de control."
  • Es necesario integrar la criminología en las divisiones de evaluación: "Sería lógico pensar que las comisiones multidisciplinares serían mucho más ricas y podrían ayudar si los criminólogos, que son expertos en el delito, pudieran estar ayudando."

Este viernes el Colegio Oficial de Criminología de Cataluña ha hecho la segunda de las dos comparecencias que debía realizar en la Comisión de Estudio del Modelo Policial del Parlament de Catalunya. Helena Mulero, criminóloga y Directora de Seguridad especializada en materia de Prevención y Seguridad Pública y Privada, ha destacado las carencias y falta de transparencia que presenta el actual modelo policial en cuanto a protocolos y mecanismos de control existentes, así como también ha hecho reivindicaciones y propuestas para mejorarlo.

"Deberíamos rendir cuentas, ser transparentes, demostrar cuáles son nuestros datos, cuáles son nuestros instrumentos y nuestros mecanismos de control. Sabemos que en las sociedades de otros modelos más de proximidad y que tienen mucho más en cuenta estos aspectos, la policía está mucho más legitimada y la sociedad colabora a nivel policial y de seguridad."

Si se entra en materia de Protocolos de actuación de la praxis policial en Seguridad pública no se encuentran en abierto. Actualmente, como ha destacado Mulero, en relación a las leyes de clasificación documental, sólo encontramos en público la Ley 9/1968, de 5 de abril, sobre secretos oficiales, que define la información clasificada a nivel español y no habla específicamente de protocolos, así que debe tomarse de referencia pero queda ambigua y poco específica. En el ámbito catalán, sólo se tiene conocimiento de la Instrucción 8/2005 que define los niveles de confidencialidad clasificándolos del 1 al 5 pero sólo tienen acceso a ella los cuerpos policiales. Esta falta de transparencia y comunicación afecta directamente a la legitimidad de los cuerpos policiales ante la población, al tiempo que "al no conocer la información, no podemos ver si realmente estos protocolos son adecuados o no por las intervenciones que estamos analizando".

Ya en la anterior comparecencia, Antònia Linde destacó que la vulneración de la ley de transparencia de las estadísticas policiales comporta la imposibilidad de conocer la dimensión y las características de la delincuencia en Cataluña, la baja calidad de las estadísticas policiales, la imposibilidad de hacer comparaciones internacionales fiables y válidas, la dificultad para elaborar políticas eficientes basadas en investigaciones empíricas y, por tanto, una falta de legitimidad policial.

Con la conciencia de que no se pueden publicar todos los protocolos, órdenes o circulares porque la propia materia pide que sean confidenciales para no revelar herramientas de prevención del delito, Mulero ha expuesto que hay que tener en cuenta que "la seguridad la hace toda la sociedad y no sólo los cuerpos policiales", y que es necesario explicar por qué una información es confidencial y hacer entender por qué es por nuestra propia seguridad. Además destacó la importancia del accountability (rendición de cuentas) y que la formación policial debería ser continuada y actualizada constantemente.

Como propuestas de mejora, Mulero plantea la integración de la criminología dentro de las divisiones existentes: "Estamos hablando de divisiones que analizan praxis policiales y que están formadas por gente de la propia organización policial. (…) Es necesario un poco más de transparencia en este sentido, que no estén sólo formadas por gente del propio cuerpo policial investigando a propios compañeros. Sería lógico pensar que las comisiones multidisciplinares serían mucho más ricas y podrían ayudar si los criminólogos, que son expertos en el delito, pudieran estar ayudando."

Sería interesante poder crear mecanismos de control externo en los que poder tener estas figuras que sirvan como complementariedad de las divisiones que ya tenemos, que no deberían desaparecer, sino ser complementarias.

El grupo de trabajo del Col·legi lo forman: Ainoa Torrado, Òscar Chamorro, Àngel Párraga, Antònia Linde, Helena Mulero, Bernat Vivolas y Eva Barroso, Daniel Limones y Roser Gamonal para coordinarlo. También formó parte Pedro Campoy, a quien recordamos y agradecemos su trabajo.

Puedes recuperar la intervención de Helena Mulero aquí: